{title}

Esta noche la veremos en su máximo esplendor: Nos visita la «Estrella de Belén» después de 794 años

Por Joel Díaz

¿Qué más le faltaba a este 2020 para coronarse como un año absolutamente extraordinario?

Bueno, pues algo como lo que te vamos a contar ahora. Y es que tras casi 800 años, 794 para ser precisos, podremos ver la “Estrella de Belén”.

Aquella que según la tradición cristiana guió a los Reyes Magos para llegar al nacimiento de Jesús.

Según el astrónomo Patrick Hartigan, del departamento de Física y Astronomía de la Rice University, la Estrella de Belén no es solamente una estrella, sino que se trata de una alineación planetaria única.

Es la alineación de los planetas Júpiter y Saturno y este evento es conocido como «la gran conjunción”.

Hartigan indicó que “las alineaciones entre estos dos planetas son bastante raras, ocurren una vez cada 20 años aproximadamente. Pero esta conjunción es excepcionalmente rara debido a lo cerca que se verán los planetas”.

La última vez que ocurrió este evento fue el 4 de marzo de 1226 y la próxima vez que ocurra será el 15 de marzo de 2080.

Pero además este año, la Estrella de Belén podrá apreciarse a pocos días de la Navidad, lo cual aporta cierto misticismo para los católicos.

¿Cuándo podrá verse?

El fenómeno será perceptible del miércoles 16 al lunes 21 de diciembre.

La luz de los Júpiter y Saturno provocará que la «Estrella de Belén» sea visible en el firmamento a simple vista. Sin embargo, la noche del 21 de diciembre será su punto de mayor visibilidad.  En esa línea, los expertos han indicado que se podrá apreciar de mejor forma cerca de las 21.30 hrs.

“En la noche de la aproximación más cercana, el 21 de diciembre, se verán como un planeta doble, separados por solo 1/5 del diámetro de la Luna llena”, explicó Hartigan.

Los expertos recomiendan utilizar un telescopio para poder apreciar con detalle la conjunción de ambos planetas; aunque ello no es estrictamente necesario, ya que como te contábamos, el fenómeno será visible a simple vista.

El evento se suma a un movido mes astronómico, donde evidentemente destaca el eclipse total de sol y también la última lluvia de estrellas del año.