{title}

Solidaridad e Inclusión: Los juguetes pueden cambiar el mundo

Por Amanda Gallardo Álvarez

Si hay un objeto con el que tenemos contacto desde que somos chicos, son los juguetes. Y es que hasta ahora son uno de los nexos entre la imaginación infantil y el mundo concreto.

Pero también pueden tener una función que es necesaria explorar, el acercar a las personas y también el ayudar a una educación más inclusiva. ¿Cómo?

Acá te cuento dos ejemplos claros de esto:

El juguete del año 2020 en España

Sí, en España eligieron al mejor juguete de este año y el ganador fue una colección de cuatro muñecos, de diferentes razas, con rasgos de tener Síndrome de Down. La empresa que los creó se llama Miniland y según la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes ayuda a «normalizar e integrar desde la infancia estos colectivos».

El jurado estuvo compuesto por investigadores, expertos en pedagogía y comunicación entre otros, los que destacaron que crear una línea de muñecos de distintas razas que facilita la normalización mediante el «fomento del respeto a la diversidad, la tolerancia y la integración».

Algo que no deja de ser importante para tener y vivir en un mundo más inclusivo. ¿Por qué? Según el programa Chile Crece Contigo, «a través del juego, el niño/a imita el mundo que lo rodea y avanza en el desarrollo del pensamiento».

 

Juguetes para crear conciencia sobre el cáncer

Octubre es el mes internacional donde se busca hacer conciencia sobre el cáncer de mama. Pero el cáncer en general, es una de las enfermedades que causan más muertes en el mundo: 10 millones al año.

Es aquí cuando los juguetes vuelven a tomar relevancia. Porque Heerenveen, un equipo de fútbol de Países Bajos colocó 15 mil osos de peluche en las gradas de su estadio, durante un encuentro del pasado fin de semana.

¿Por qué? Cada uno de estos osos, vestidos con la camiseta del club, buscaba aumentar el interés de la gente en los niños con cáncer de ese país.

Algo que no sólo debería generar conciencia con la realidad que se vive allá. En Chile, según cifras de la Salud Pública, entre 490 y 500 niños son diagnosticados anualmente de cáncer.

¿Viste por qué es importante nunca dejar de jugar?