{title}

Día contra la Violencia hacia la Mujer: Estas son las agresiones que no debes dejar pasar

Por Amanda Gallardo Álvarez

¿Sabes quiénes son las hermanas Mirabal? Eran las hermanas Patria, María Teresa y Minerva, de República Dominica, que hace 60 años fueron asesinadas por su oposición a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

A raíz de eso es que es que en 1981 Naciones Unidas, dejó al 25 de noviembre como el Día por la Lucha contra la violencia hacia la Mujer.

La desigualdad y actos violentos por asuntos de género siguen presentes en la actualidad. Pero, ¿Sabemos cuáles son los diferentes tipos de violencia que debemos enfrentar?.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ONU Mujeres (@onumujeres)

Violencia Laboral

Si te ha pasado que sólo por ser mujer se ha dificultado tu trabajo o tus oportunidades de acceder a puestos de responsabilidad laboral, entonces sufriste violencia laboral.

El desequilibrio de poder en los lugares de trabajo pone a las mujeres además en una posición de mayor vulnerabilidad al acoso sexual. Una muestra de eso son las cifras de la Organización Internacional del Trabajo, que para 2015 afirmaban que un 52% de las mujeres ya habían sido acosadas sexualmente.

Violencia Institucional

Esta se da cuando se retrasa al acceso a la vida pública, a ciertas políticas o al ejercicio de sus derechos, todo esto promovido por instituciones, funcionarios u organismos públicos.

Violencia Simbólica

Acá encontramos estereotipos, mensajes, valores, símbolos, signos que perpetúen y mantengan el trato desigual hacia la mujer, el machismo, la discriminación o la naturalización de cualquier rol que signifique la subordinación femenina en las sociedades.

Es uno de los más difíciles de erradicar porque está implantado en la mentalidad colectiva y en el paradigma social y cultural.

Violencia Económica

Es una de las violencias más comunes en el mundo y consiste en limitar el desarrollo autónomo de las mujeres, controlando el dinero o privando de cualquier ingreso económico.

Por ejemplo, que por algún medio se impida que una mujer tenga propiedades o pueda hacer uso de sus derechos patrimoniales.

Violencia Psicológica

La violencia psicológica no sólo se da en el contexto de pareja, se puede dar en la casa, la familia, en el trabajo entre otros y se puede definir como cualquier acto que nos haga sentir degradadas como personas y busque ejercer el control en nuestras acciones o decisiones.

Según la Red Contra la Violencia hacia la Mujer, la violencia psicológica consiste en «insultos, humillaciones, gritos, intimidación, amenazas de agresiones físicas, amenaza de abandono, reclusión en el hogar, amenaza de llevarse a hijos/as, etc».

Violencia Física

Es cualquier acto que provoque daño o sufrimiento físico. Como por ejemplo, golpes de puño, con objetos contundentes, quemaduras, patadas, cachetadas, empujones, cortes, entre otros.

Violencia Sexual

En este tipo de violencia entra cualquier tipo de acoso, abuso o intimidación que amenace a una mujer a decidir sobre su cuerpo y su sexualidad, sin importar si se da fuera o dentro de una relación de pareja. Entre algunos actos ligados a este tipo de violencia están: forzar física o psicológicamente a tener relaciones sexuales o forzar a realizar actos sexuales humillantes o degradantes.

Cualquiera de estos 4 últimos tipos de violencia son considerados en la Ley de Violencia Intrafamiliar.

Por lo tanto, debes denunciar inmediatamente en Juzgados de FamiliaCarabineros, la Policía de Investigaciones o el Ministerio Público.

También puedes acudir a diferentes canales de ayuda como el 1455, línea gratuita de orientación y ayuda proporcionada por el Ministerio de la Mujer.