{title}

Nuevamente las mujeres somos las más afectadas: Estamos durmiendo más y peor

Por Amanda Gallardo Álvarez

¿Sientes que estás durmiendo mejor que antes del inicio del confinamiento? Si es así entonces, eres parte de un amplio grupo de personas que están en estas situación y que fue comprobado gracias a un estudio.

Hecho por neuropsicólogos de la Universidad de Lieja, en Bélgica, el análisis encontró que en los últimos meses los estudiados mostraron un cambio significativo en sus rutinas de sueño, pasando más tiempo en la cama, pero presentando un descenso en su calidad.

¿Y quiénes son las más afectadas?

Las mujeres, quienes admitieron mayor carga mental, “peor calidad del sueño y sentimientos más estresantes», esto, porque según la investigadora a cargo Fabianne Colette, tenemos que soportar mayor cantidad de trabajo en la casa lo que hace más difícil tratar esta condición en ellas y hace urgente establecer «mejor división del trabajo».

Aunque sigue todavía en curso, ya en una primera etapa encontraron que la proporción de personas con mal dormir subió en un 5%, además, según la publicación del diario belga Le Soir, el 70% de los participantes dijo que su actividad disminuyó durante el encierro, el 54% que ha sufrido fatiga física y un 59% admitió que sintió fatiga mental.  

¿De qué forma podemos mejorar nuestros hábitos?

Hay que empezar por modificar nuestra rutina, no sólo al momento de dormir, también antes de descansar, tal como lo indica la doctora Andrea Contreras, neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Las Condes, quien recomienda:

Tener un ambiente propicio para dormir, con iluminación y temperatura adecuadas, cama cómoda.

Generar espacios o tiempos para dormir. En este sentido es importante que no te quedes hasta el último minuto trabajando, estudiando, chateando, en redes sociales. “Es importante hacer un proceso de desconexión que me permita, no solamente dormirme rápido, sino también aprovechar esas horas sueño”, explica la especialista.

Además, es importante que busques cumplir con horarios similares a los que tenías antes de la cuarentenarealizar algún tipo de actividad física para bajar la carga energética, los niveles de estrés y ansiedad, alimentarte de forma saludable y con una dieta más liviana en la noche, y cuidar la cantidad de tiempo que está expuesto a pantallas, «evita la estimulación excesiva, no solo para conciliar el sueño, sino también en la calidad de este», señaló la doctora.