{title}

Lady Gaga y su cruzada por la salud mental: «Quiero borrar el estigma en torno a esto»

Por Amanda Gallardo Álvarez

Una artista sin complejos y que optó por no tener miedo a la hora de hablar de sí misma. Eso describe al 100% a Stefani Joanne Angelina Germanotta, que al ojo y oídos públicos suena más familiar como Lady Gagauna mujer creativa y emocionalmente intensa, ambos atributos que se transmiten en sus canciones.

Algo de esos matices son los que están presentes en su nuevo disco Chromatica, que la devuelve a sus inicios en el pop más bailable, pero en el que también ella decide nuevamente hablar de forma abierta respecto a la salud mental.

«Mi peor enemigo soy yo»

En medio de la promoción de este trabajo, la intérprete de «Million Reasons» tuvo una entrevista en el programa Radio Beats 1 de Apple Music, conducido por Zane Lowe, comentó de forma sincera que desde hace varios años ha tenido que luchar contra algunos problemas mentales, por lo que debe tomar sagradamente medicación para facilitar las cosas.

“No siempre puedo controlar las cosas que hace mi cerebro, y tengo que tomar medicamentos para detener el proceso que ocurre”, fue lo que Gaga señaló para tras eso contar la historia de una de las canciones de su último disco «911».

«Mi estado de ánimo está cambiando a lugares maníacos» y «Mi peor enemigo soy yo» son algunas de las frases que inundan el tema que, según confirmó la cantante estaría inspirado en la olanzapina, el fármaco al que recurre y que habitualmente se usa en casos de trastorno bipolar y esquizofrenia.

Pero lo de Lady Gaga no es antojadizo. La llamada «Mother Monster» no sólo ha peregrinado el proceso de la aceptación del otro, también uno en el que está empeñada en «borra los estigmas en torno a esto» (la salud mental).

Una cruzada que no es menor si tomamos en cuenta que según datos entregados por la ONG Mente Sana, son alrededor de 850 mil los chilenos que sufren depresión y Chile sería el segundo país de la OCDE con mayor aumento de suicidios en los últimos 15 años.

¿Por qué no seguir entonces el ejemplo de Lady Gaga y quitarnos los prejuicios respecto a nuestra propia salud mental?