{title}

Más de la mitad de los chilenos ven afectado su sueño por la pandemia

Por Amanda Gallardo Álvarez

¿Cómo te sientes durante estos días de pandemia? ¿Viste afectada tu calidad de sueño?. Claramente estas son dos preguntas que van de la mano y que explican varias cosas.

Entre ellas nuestro estado de ánimo, emocional y la manera en que somos capaces de relacionarnos. Pero… ¿Por qué te hago estas pregunta? Porque tal vez te encuentres en el grupo de chilenos que han tenido dificultades para dormir, cifra que no es menor según las cifras de la encuesta hecha por Corpa Estudios.

Según la investigación, un 51% de los participantes declaró que su calidad de sueño empeoró con la pandemia, lo que va de la mano con sentimientos de miedo, preocupación y sensación de vulnerabilidad, en medio de la emergencia sanitaria.

¿Por qué es importante tener una buena calidad de sueño?

Aunque el ritmo de la vida a veces nos haga tener menos horas de sueño, es importante saber por qué es importante mantener una buena calidad de sueño.

Según la doctora Victoria Mery, neuróloga del Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana, el sueño tiene diversas funciones, entre ellas:

«La de restauración, la adaptativa y la de preservación, que incluyen biosíntesis de moléculas como proteínas, regulación de metabolitos, selección de conexiones neuronales, generación de nuevas neuronas y mantención del sistema inmune».

Y aunque una persona adulta requiere en promedio 8 horas de sueño y si eso no pasa, puedes estar padeciendo:

  • Insomnio: dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo durante la noche.
  • Apnea obstructiva del sueño: interrupción o pausa de la respiración mientras se duerme.
  • Síndrome de piernas inquietas: sensación de incomodidad en las piernas mientras se está en reposo, la que se alivia al moverlas.
  • Narcolepsia: somnolencia excesiva durante el día a pesar de tener un sueño de buena calidad.

¿Cómo me puedo ayudar para mejorar mi calidad de sueño?

Para eso, puedes comenzar con dejar de lado ciertos hábitos previos a tu descanso que pueden ser muy útiles para ayudarte a conciliar el sueño, obviamente, considerando que es recomendable visitar a un especialista. Toma nota:

  • Mantener horarios regulares: esto incluye idealmente actividades como comer y dormir.
  • Reservar el dormitorio solo para el reposo.
  • Evitar la cafeína en la tarde, especialmente si se sufre de insomnio.
  • Restringir el consumo de alcohol.
  • No fumar.
  • Hacer ejercicio de forma regular (evitar practicarlo muy tarde porque acelera el metabolismo, lo que perjudica la calidad del sueño).
  • Mantener una alimentación balanceada.
  • Desconectarse de las preocupaciones diarias.
  • Usar ropa adecuada para dormir.
  • Limitar el uso de aparatos electrónicos en la noche (televisión, celular, tablet, etc).