{title}

Crisis Covid-19: Aumentan síntomas depresivos en personal de la Salud

Por Amanda Gallardo Álvarez

El Coronavirus en el mundo obligó a aumentar los esfuerzos en salud. Disponer no sólo de más infraestructura para enfrentar la emergencia, también que los trabajadores tuvieran una disposición aún mayor.

Eso es lo que estaría pasándoles la cuenta, según una investigación que revela que un tercio de los trabajadores de la salud tienen síntomas de depresión moderada a leve.

El estudio llamado «The Covid-19 Health Care Workers Study», según Las Últimas Noticias, mostró que el 31,4 por ciento de los trabajadores de la salud en Chile tienen signos de depresión.

El análisis fue hecho de forma online, a 954 funcionarios, entre el 19 de mayo y el 2 de julio pasado.

Más de la mitad tiene malestares psicológicos

Según uno de los encargados del estudio, el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Rubén Alvarado, un 54,8% de los participantes podría estar padeciendo problemas de salud mental.

«No significa que tengan un trastorno, pero sí tienen, al menos, un nivel altísimo de estrés. Esto es tres veces lo que uno encuentra en la población general».

Algunos de los síntomas más frecuentes son: alteraciones del apetito (38,69 por ciento), del sueño (32,7 por ciento), la falta de energía (37,3 por ciento), los problemas para concentrarse (19,0 por ciento) y la pérdida del interés por hacer las cosas (16,3 por ciento).

Es necesario ofrecer ayuda

A raíz de estos resultados, Alvarado llamó a las autoridades a que buscaran a quienes puedan presentar algún síntoma, ya que muchos de ellos, no han buscado ayuda:

“Necesitamos tomar medidas rápidas para proteger la salud mental de los trabajadores de la salud”. Una realidad que pega con más fuerza a quienes tienen que enfrentar la emergencia día a día.

Y que no deja de ser preocupante si tomamos en cuenta que a nivel país, según datos entregados por la ONG Mente Sana, alrededor de 850 mil los chilenos sufren depresión y Chile sería el segundo país de la OCDE con mayor aumento de suicidios en los últimos 15 años.