{title}

Lo que temíamos: las pantallas afectan el desarrollo cerebral de los niños

Por Paulina Yanez

Si hiciera una lista con todas las veces que mi mamá me dijo que no viera tanta tele, seguramente no cabría en esta publicación. Y eso que en esa época no existía el exceso de pantallas que hay ahora, entre smart TV, celular, tablet y computador.

Actualmente, desconectar a los niños de la tecnología resulta un desafío aún mayor para cualquier mamá o papá. Sin embargo, a todo esto se suma una nueva complicación: tantas pantallas podrían afectar el desarrollo cerebral de los menores.

Así lo indica el neurocientífico y director de investigación del Instituto Nacional de la Salud de Francia -Michel Desmurget- en su último libro “La fábrica de cretinos digitales” (no es muy amable el nombre, es verdad).

En él, el especialista asegura que el aumento en el uso de dispositivos digitales provocó -por primera vez- que la actual generación de niños tuviera un coeficiente intelectual menor al de sus padres.

El costo de ser un «nativo digital»

Para explicar lo anterior, Michel Desmurget utilizó varios estudios que respaldaron su teoría. Uno de ellos asegura que el CI ha ido disminuyendo en las poblaciones de niños de países como Dinamarca, Finlandia, Noruega, Holanda y Francia.

Si bien, no se sabe qué factores influyen en mayor o menor medida en esto, efectivamente hay un daño irreversible provocado por la exposición excesiva de parte de los menores a los artefactos digitales:

«No hay excusa para lo que le estamos haciendo a nuestros hijos y cómo estamos poniendo en peligro su futuro y desarrollo”, lamentó el francés Michel Desmurget en una entrevista a la BBC.

¿Será que ya no hay vuelta atrás? Acá no vamos a juzgar a nadie, pero si a nosotras -que estamos grandecitas- nos cuesta tanto despegarnos del teléfono en un día, imaginemos cómo debe ser para un niño, que todos los estímulos que debería ir conociendo a lo largo de su infancia los tiene en un solo momento, ahí mismo, en la palma de su mano. Da para preocuparse, ¿no?