{title}

#MujeresConPasión: Lella Lombardi, Pasión por el Automovilismo

Por Amanda Gallardo Álvarez

Como muchas historias, en la vida de Lella Lombardi fue un accidente lo que la llevó a descubrir su pasión.

Un día, mientras jugaba balonmano se fracturó la nariz, la trasladaron al hospital en un auto Alfa Romeo y desde ese minuto descubrió que manejar a toda velocidad era lo que quería hacer en la vida. 

Comenzó manejando camiones repartiendo pedidos de la carnicería de su padre, y poco a poco quiso profesionalizar su carrera como piloto.

En un ambiente absolutamente liderado por hombres, Lella Lombardi decidió cortar su pelo y masculinizar su apariencia, como una medida para frenar la miradas críticas de sus pares. 

En 1970 se consagró campeona de la serie italiana de Fórmula 850 y luego giró por el mundo en la Fórmula Ford México. Pero para ella no era suficiente.

Su ímpetu la llevó a ser la primera mujer en conseguir puntaje y correr en la Fórmula 1 y corrió junto a las figuras más veloces de la época, posicionándose como una de las pilotos femeninas más reconocidas del mundo. 

Lella Lombardi, o «la tigresa de Turín», como fue apodada, pasó a la historia de la máxima competición del automovilismo internacional, convirtiéndose no solo en una de las 5 mujeres que corrieron profesionalmente en la Fórmula 1, sino en la única en puntuar desde que se creó el Campeonato Mundial