{title}

Los números no exageran y nosotras tampoco: 89% de las mujeres en Chile se siente discriminada

Por administrador

¿Te han preguntado si quieres ser mamá en una entrevista de trabajo? ¿Se han dirigido a ti de forma peyorativa por vivir libremente tu sexualidad? Bueno, lamento decírtelo, pero eso no es otra cosa que discriminación.

Según la última encuesta hecha por la Corporación Humanas y el Observatorio de Género y Equidad, un 89% de las mujeres en Chile cree que se les discrimina. Lo peor de todo es que los resultados arrojaron que esto se vive mayoritariamente en el trabajo, luego en el ejercicio de su libertad sexual y después en su vida familiar. Es decir, en las 3 principales áreas en las que todo ser humano se desenvuelve.

Curiosamente, este estudio llamado “Ciudadanía activa, participación política y proceso constituyente: Mujeres 2020” buscaba mostrar cómo nos vemos a nosotras mismas en el contexto del coronavirus y camino al plebiscito. Sin embargo, uno de sus apartados tenía que ver 100% con la conciencia de género y los resultados nos sorprendieron, sobre todo por la triste pero a la vez realista visión que tenemos de nuestro país.

De un total de 1.443 mujeres encuestadas, todas mayores de 18 años y provenientes de distintos lugares y sectores socioeconómicos, se puede concluir lo siguiente:

-Un 94% de las mujeres está de acuerdo o muy de acuerdo con que Chile es un país machista.

-Un 96% de las mujeres está de acuerdo o muy de acuerdo con que Chile es un país clasista.

-Un 84% de las mujeres está de acuerdo o muy de acuerdo con que Chile es un país racista.

Respecto a su visión del feminismo y de cómo este ha ayudado a visibilizar las desigualdades que sufrimos las mujeres, la encuesta mostró que, de partida, un 79% de nosotras se siente -en algún grado- feminista. Además, un 86% de las encuestadas está de acuerdo o muy de acuerdo con que la movilización de las mujeres le hace bien a la democracia.

Sé que hablar de números en un tema tan sensible como este resulta un poco abrumador, pero es momento de hacerlo; de entender que detrás de ese casi 90% de mujeres que se siente discriminada hay una historia de frustración, de rabia por ver que las cosas no cambian. ¿Y sabes qué? Es momento de mostrar los números -también- para entender que cada vez somos más las que nos cansamos de esto, y que estamos más dispuestas que nunca a unir fuerzas para hacernos escuchar. Porque no, aunque te lo hayan dicho una y otra vez, no estamos exagerando, y los números tampoco.