A ella no le vienen con cuentos: Niña cambia el final de la Bella Durmiente dando una gran lección

Por Amanda Gallardo 01/07/2020

(SIGUENOS EN FACEBOOK , INSTAGRAM y TWITTER).

(REVISA LA SEÑAL EN VIVO DE ROMÁNTICA AQUÍ)

Por lo menos a la mayoría de las mujeres de mi generación nos criaron desde chicas bajo los preceptos de los cuentos de hadas, donde las princesas son rescatadas por valientes príncípes, que deben hacer de todo para salvar a su doncella amada, quien tendrá su lugar en el trono junto a su amado futuro Rey.

Afortunadamente, hemos ido tomando más consciencia de lo que significan estos conceptos el momento de criar y aunque las princesas siguen estando muy presentes en las vida de nuestras niñas, cada vez van tomando un rol de más fortaleza y mucho más empoderadas y dueñas de sí mismas y de su destino. Un claro ejemplo de eso son personajes como Elsa de "Frozen", Merida de "Valiente" o Tiana de "La Princesa y el Sapo", entre otras.

Eso sí, los cuentos clásicos nos siguen acompañando y también a las futuras generaciones de mujeres que están creciendo con las cosas mucho más claras. Si no me creen, les cuento el caso de Agostina, una niña argentina de 6 años, que tuvo que cumplir con una tarea del colegio: cambiarle el final a algún cuento y ella escogió a "La Bella Durmiente".

Creo que todos sabemos la historia ¿no? Y cumple con la fórmula de la que te hablaba un poco más arriba, con la salvedad de que la princesa Aurora llevaba durmiendo muchos años y la única forma de sacarla de ese descanso sin fin, era que su príncipe, el amor de su vida, la despertara con un beso de amor eterno. -Fin-

Pero a Agostina no le gustó mucho el final, así que le dio su propio punto de vista con un dibujo acompañado de esta frase: "La princesa despierta al ser besada por el príncipe, y se enoja y lo echa, pues no hay que besar a nadie sin su consentimiento".

Fue la madre de Agostina la viralizó este dibujo a través de Twitter y cómo no hacerlo, si que tu hija tenga las cosas así de claras, siendo aún tan pequeña, es un motivo total de orgullo y para pensar que las que vienen después de nosotras ya están criando armas para hacer que el mundo sea aún mejor.