Porque allá sí les importa: Nueva Zelanda y Australia serán sede del Mundial de Fútbol Femenino 2023

Por Paulina Yanez 25/06/2020

(SIGUENOS EN FACEBOOK , INSTAGRAM y TWITTER).

(REVISA LA SEÑAL EN VIVO DE ROMÁNTICA AQUÍ) 

Si hay un deporte que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, es el fútbol femenino. Es cosa de mirar en qué estábamos hace un año exacto, en junio de 2019, cuando a la distancia alentábamos a nuestra Selección Nacional que -lideradas por Christiane Endler- participaban por primera vez en una Copa del Mundo en Francia.

Esta vez, la noticia tiene que ver con la siguiente edición del Mundial de Fútbol Femenino que se jugará el 2023, ya que la FIFA confirmó hoy que el torneo tendrá como sede a Australia y Nueva Zelanda. Además, se anunció que desde ahora serán 32 los equipos en competencia, y no 24 como fue hasta el año pasado.

Más allá de las posiblidades que tienen nuestras seleccionadas de clasficar a la siguiente Copa del Mundo, es interesante -y envidiable- notar el interés de países como Nueva Zelanda en potenciar el rol de las mujeres en áreas tan diversas como el deporte.

Jacinda Ardern, primera ministra de ese país, lo dejó muy claro antes de la votación: “Somos líderes, no solo en el fútbol femenino, sino en el camino para lograr la igualdad de género, tanto dentro como fuera del campo”, comentó.

Y es cierto. No olvidemos que Nueva Zelanda fue el segundo país en el mundo, después de Noruega, que terminó con la abismante diferencia de sueldos que existía entre la Selección Nacional de hombres y la de mujeres, mientras que aquí, con suerte, se logró que nuestras seleccionadas tuvieran un camarín propio.

“Hemos logrado la igualdad salarial para nuestros equipos nacionales femeninos y eso es algo de lo que estamos muy orgullosos. Este torneo brindará la oportunidad de hacer crecer el fútbol femenino en todo el Asia-Pacífico y más allá, e iluminaremos el juego femenino como nunca antes”, terminó diciendo Jacinda Ardern. Eso sí que es un liderazgo transversal e inclusivo; eso sí que es tenernos fe entre nosotras.