"Esta soy yo": la potente reflexión de Antonia Larraín

Por Gabriela Pizarro 22/11/2019

(SIGUENOS EN FACEBOOK , INSTAGRAM y TWITTER).

(REVISA LA SEÑAL EN VIVO DE ROMÁNTICA AQUÍ)

Compartió una fotografía que pocas veces se ve en la web, y lo hizo con una sentida reflexión sobre los cuerpos y como éstos, se muestran en redes sociales. Antonia Larraín, la modelo chilena que se ha caracterizado por ser un símbolo de las mujeres con curvas, es todo un modelo a seguir para muchos. Y es que representa a una mujer real, curvilínea y que ama su cuerpo tal cual es. ¡Toda nuestra admiración!

Escribió en su cuenta oficial de Instagram, donde posee más de 139 seguidores, y aseguró: "Si, este es mi cuerpo. También es el que en otras fotos se ve sensual, en poses ultra pensadas, incómodas, maquillado, iluminado de forma favorecedora, en ángulos que acentúan una cosa y no muestran otra. Vestido, tapado, oculto, censurado, higienizado".

Y agregó: "No nos olvidemos que por muy bodypositive, sexy o empoderada que sean las fotos en rrss, los cuerpos no se ven así en la vida real. Tenemos pulso, nos movemos, estamos vivos, somos cambiantes. Soy mis estrías, mis arrugas que comienzan a aparecer, soy mi piel suelta post parto, soy las cicatrices que se me recuerdan donde he estado, soy los aros o tatuajes que elijo hacerme, soy mis manos grandes, mis pies anchos, mis pelos, mis dientes manchados. Soy el frizz de mi pelo, ese ojo distinto al otro, la mancha de nacimiento con una forma curiosa".

"Toma tiempo reconocerse, sobretodo cuando no te gusta mirarte al espejo. Una vez que ya lo viste todo y te acostumbras a verlo, te haces fuerte, te escuchas y lo que diga o no diga el resto ya no te provocará esas ganas enfermas de moldear todo a su medida. Esta soy yo. También soy la del cuerpo posando. La que se maquilla y la que no. Con ropa o sin ropa. Sola o rodeada de gente", dijo.

Tras su comentada publicación, sus seguidores la han llenado de mensajes de admiración. Y es que cómo no. 

Revisa la potente reflexión a continuación:

View this post on Instagram

Si, este es mi cuerpo. También es el que en otras fotos se ve sensual, en poses ultra pensadas, incómodas, maquillado, iluminado de forma favorecedora, en ángulos que acentúan una cosa y no muestran otra. Vestido, tapado, oculto, censurado, higienizado. No nos olvidemos que por muy bodypositive, sexy o empoderada que sean las fotos en rrss los cuerpos no se ven así en la vida real. Tenemos pulso, nos movemos, estamos vivos, somos cambiantes. Cada cierto tiempo caigo en el juego, a veces es divertido jugarlo, esto de posar, pretender, performar. Pero hay que volver a tierra y entender que no somos solo una foto, esa que tanto nos gusta como salimos. Somos todo nuestro cuerpo, desde todos los ángulos, con todas sus marcas, cada detalle. Soy mis estrías, mis arrugas que comienzan a aparecer, soy mi piel suelta post parto, soy las cicatrices que se me recuerdan donde estado, soy los aros o tatuajes que elijo hacerme, soy mis manos grandes, mis pies anchos, mis pelos, mis dientes manchados. Soy el frizz de mi pelo, ese ojo distinto al otro, la mancha de nacimiento con una forma curiosa. Toma tiempo reconocerse, sobretodo cuando no te gusta mirarte al espejo. Una vez que ya lo viste todo y te acostumbras a verlo, te haces fuerte, te escuchas y lo que diga o no diga el resto ya no te provocará esas ganas enfermas de moldear todo a su medida. Esta soy yo. También soy la del cuerpo posando. La que se maquilla y la que no. Con ropa o sin ropa. Sola o rodeada de gente. Ph @consuelovalle

A post shared by Antonia Larraín ♀️Activista (@antolarrain_) on