Otra vez lo mismo: mujeres somos las más perjudicadas con la pandemia en Chile

Por Paulina Yanez 24/06/2020

(SIGUENOS EN FACEBOOK , INSTAGRAM y TWITTER).

(REVISA LA SEÑAL EN VIVO DE ROMÁNTICA AQUÍ) 

 

Que nos pagan menos por hacer el mismo trabajo de un hombre, es cierto. Que la mayor cantidad de cargos directivos están ocupados por hombres, también es cierto. Pero ¿sabías que, incluso hasta en medio de la pandemia por el Covid-19, se produce la brecha de género en Chile?

 

Así lo demuestra un informe hecho por la Universidad de Chile, en conjunto con el Colegio Médico, en el que se comprobó que la situación de las mujeres en medio de la crisis sanitaria es “considerablemente peor que la de los hombres”, en todo aspecto.

 

Esta conclusión es parte del Monitoreo Nacional de Síntomas y Prácticas Covid-19 (llamado “Movid-19”), donde se analizaron 45.499 respuestas de mujeres y trabajadoras de la salud, y cuyo objetivo era muy simple: analizar los efectos negativos que está teniendo en nosotras la crisis sanitaria. Y bueno, no hubo mucha sorpresa.

 

¿Perjudicadas? Absolutamente 

Según el análisis, las mujeres en Chile nos hemos visto más perjudicadas que los hombres con el coronavirus partiendo del hecho de que somos las que tenemos mayor contacto con pacientes contagiados. Si a eso se le suma que -como indica el informe- somos las que menos buscamos atención médica ante la sospecha de tener Covid-19, el resultado no es bueno.

 

Otro de los factores que comprueba esta brecha de género en plena pandemia tiene que ver con el trabajo. La fuente laboral de muchas de las mujeres es precaria e informal, lo que conlleva a que las expectativas económicas y laborales durante esta crisis sean peores respecto a los hombres.

 

Como si todo lo anterior no fuese suficiente, agreguémosle el aumento en la carga de labores domésticas y de crianza, las dificultades para acceder a exámenes y tratamientos de salud sexual y reproductiva, el aumento de los casos de violencia de género dentro del hogar y el empeoramiento de la salud mental de las mujeres (el 55,8% de nosotras declaró que su estado de ánimo se ha deteriorado, según datos del Termómetro Social).

 

Resulta increíble que, a pesar de las evidencias, haya personas que todavía consideren que reducir la brecha de género no es una prioridad o, peor aún, que ni siquiera existe. La buena noticia es que estos datos fueron presentados en la Mesa Social Covid-19 y esperan ser considerados en las decisiones que se tomen para enfrentar la pandemia de aquí en adelante, ojalá con una perspectiva de género. Vamos a ver si esta vez nos consideran.