Murió Marlene Ahrens, la medallista olímpica que dejó el atletismo por un episodio de acoso sexual

Por Amanda Gallardo 18/06/2020

(SIGUENOS EN FACEBOOK , INSTAGRAM y TWITTER).

(REVISA LA SEÑAL EN VIVO DE ROMÁNTICA AQUÍ) 

"Me gustaría que me recordaran como una persona a la que siempre le gustó trabajarle a la verdad. Me cargan las cosas falsas".

Esa es una frase que en 2013 dio en una entrevista Marlene Ahrens, una mujer que desde siempre mostró una habilidad deportiva innata, pero que destacó en todo el mundo con sus marcas en el atletismo y que este jueves falleció a los 86 años producto de una insuficiencia cardíaca.

Nacida en Concepción, en 1933 y bautizada con ese nombre en honor a la actriz Marlene Dietrich, descubrió gracias a su entonces pololo Jorge Ebensperguer, que el lanzamiento de la jabalina era lo suyo y por algo más bien anecdótico.

"Yo jugaba hockey y todos los años, cuando terminaba la temporada, íbamos a la playa. Entonces me puse a lanzar piedras hacia el mar y mi marido vio que lo hacía incluso más lejos que los hombres. Observó que ahí había una lanzadora innata y me recomendó al entrenador del Club Manquehue. Así partió todo".

Desde entonces entrenó y de forma "brutanteca" como ella misma describió. Lo hacía una hora cada día de la semana, en un parque con las condiciones para practicar el lanzamiento y entrenador sólo los fines de semana y tras unas pocas semanas de entrenamiento, logró el quinto lugar en unos juegos sudamericanos en 1955.

Nadie la pudo detener y eso fue el inicio. A ese triunfo lo siguieron medallas de oro en los Sudamericanos de Santiago 1956, Montevideo 1958, Lima 1961 y Cali 1963, en los Panamericanos de Chicago 1959 y Sao Paulo 1963 y en el Iberoamericano de Madrid 1962.

Pero en 1956 pasó a la historia después de quedarse con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956, con un registro de 50,38 metros.

Una carrera que sólo fue frenada por una mezcla de factores. Una publicación en un diario con dichos adjudicados ella, que la misma deportista desmintió y demostró que eran falsos. Pero pese a eso el Comité decidió penalizarla.

¿La razón? Un episodio de acoso en 1959 por parte de un dirigente del deporte nacional: "El presidente del Comité Olímpico (Alberto Labra) tenía sangre en el ojo conmigo. Todo porque cuando fuimos al Panamericano de Chicago 1959, él se sobrepasó y yo lo frené. Por eso, cuando él salió elegido, se agarró de esas declaraciones y no hubo caso".

Su actitud, fortaleza psicológica, determinación y entereza, eran pilares fundamentales del carácter que la llevaron a superar los inconvenientes que en ese entonces significaba no tener el apoyo ni la implementación adecuada para practicar esta disciplina, que la obligó a entrenar después de tener a su hija o de competir recién operada de un riñón.

Nunca dejó el deporte. Después del atletismo practicó la equitación, el tennis donde fue campeona de Chile de dobles mixtos, junto a Omar Pabst, en 1967.

Hasta formó parte del Comité Olímpico desde el año 2000 a 2002, cargo que dejó porque como ella dijo: "Me retiré, porque había cosas que no me gustaban. Cuando les preguntaba por las platas, se molestaban".

 

Un carácter que la dejó en nuestra historia como una Mujer con Pasión por el Deporte.