¡Atención! Esto indica que tu relación podría estar a punto de terminar

La mayoría de las personas comienza una relación amorosa con la esperanza de que dure para toda la vida o al menos mucho tiempo. El problema es cuando las cosas no salen como se planearon y los problemas se empiezan a hacer presentes. Existen algunas actitudes que develan que este romance podría tener fecha de término. Si estás en una relación y deseas que continúe te contamos de algunos actos que podrían poner tu romance en peligro, así que o los evitas o estás alerta.

  • Se ignoran los problemas del otro. Anne Crowley, psicóloga experta en relaciones de pareja afirmó al Huffington Post: “A menudo, cuando las parejas están al borde de la ruptura, surge un resentimiento profundo hacia el otro. Como resultado, estas personas tienden a centrarse en sus propias necesidades ignorando las de su pareja, con frases como ‘Estoy haciendo esto por mí’ o ‘Me voy a centrar en mí de una vez por todas’ en lugar de ‘Esto es por el bien de nuestra relación’. Esto resulta problemático, dado que supone un abandono de la relación y, pese a que el motivo inicial es que una persona se siente sola, este comportamiento lo único que hace es alimentar la soledad. Si sentimos que nuestra pareja no nos apoya, tenemos una excusa para dejar la relación”.
  • Se actúa de forma sarcástica o de burla con la otra persona. “El desprecio es una señal peligrosa de que la relación va por mal camino. Se trata de un sentimiento de aversión y superioridad hacia tu pareja, sostiene una investigación de John Gottman, experto en terapia de pareja. Algunos signos, sostiene, de que estamos actuando así es dejar los ojos en blanco, sonreír con burla, ser sarcástico o reírse cuando la pareja está preocupada. El desprecio se manifiesta ignorando, burlándote o denigrando a tu pareja por creer que eres superior a él o a ella. La cura para este problema es la empatía. Debemos humanizar a nuestra pareja, tratando de encontrar similitudes con nosotros”, declaró la terapeuta Elizabeth Earnshaw.
  • La comunicación es muy distinta. ¡Cada vez es menos! “A menudo, las parejas experimentan cambios en la comunicación. Esto puede manifestarse de distintas formas y afectar a la frecuencia y al contenido de las conversaciones. Hay parejas que empiezan a evitar temas más profundos y serios,mientras que otras sienten que ya no hacen bromas y que todas las conversaciones se vuelven excesivamente intensas o acaloradas. Es frecuente que sientan que su pareja no está tan dispuesta a hablar y que las conversaciones se cortan antes de tiempo”, cuenta la psicóloga Nancy Stechler.
  • ¡Los planes juntos son cosa del pasado! Cuando las parejas dejan de conversar sobre planes a largo plazo, es una señal de que ya no ven futuro en esa relación. Puede que lo hagan de forma totalmente inconsciente, pero tienden a centrarse en sobrevivir en el presente en lugar de emocionarse por un futuro juntos. En su subconsciente, están pensando que querrían estar en otro sitio o ya no son capaces de imaginarse ese futuro. Ha desaparecido la emoción de hacer cosas como irse de vacaciones, mudarse o buscar oportunidades en común, sostuvo Isiah McKimmie, terapeuta y sexóloga.
  • La opinión del otro ya no es importante. “Las parejas que se están planteando romper tienden a tomar decisiones de forma unilateral. Dejan de tener en cuenta los pensamientos y sentimientos de su pareja y no buscan o aceptanla opinión del otro. En mi consulta, tiendo a estar atento a cuando un miembro de la pareja emplea el pronombre ‘Yo’ en lugar de ‘Nosotros’. Está bien ser independiente, pero es una falta de respeto dejar a tu pareja de lado en aquellas decisiones que también le incumben, dice Earnshaw.
  • Ya no se saludan ni despiden. “Cuando las parejas están a punto de romper, no solo dejan de lado los detalles, como regalar flores, decir ‘te quiero’ y gestos similares, sino que también dejan de decirse ‘hola’ y ‘adiós’. A menudo, la pareja evita iniciar una conversación o respondera un gesto tan simple como decir ‘Buenos días’, ‘Hasta luego’ o ‘Hola, me alegro de que ya estés en casa’. Es como si la otra persona ni siquiera estuviera ahí: se ignoran mutuamente. Esto puede resultar muy doloroso, pues no solo es despectivo, sino también deshumanizador. Es una falta de interacción dolorosa. Si alguien se está planteando cortar su relación, este comportamiento lo único que hace es reforzar su decisión”, advierte Crowley.

Información gentileza Clarín de Argentina.

 

 

 

 

Video Destacado