Ayuda a tu hijo a que no se coma las uñas siguiendo estos simples pasos

Uno de los hábitos que toda madre quiere erradicar de su hijo es cuando comienzan a comerse las uñas. Y es que esto se puede deber a muchos factores, como estrés, hiperactividad, etc. Pero calma, que siguiendo simples pasos puedes ayudarlo a que no lo siga haciendo.

Según señaló la psicóloga y psicopedagoga Alejandra Libenson a Planeta Mamá, “para que tome conciencia de este hábito, una buena manera es ayudarlo a darse cuenta cuándo y dónde lo hace, siempre sin retarlo ni castigarlo”.

Añadiendo que “pueden establecer un código entre los dos, como un guiño, para que note que lo está haciendo otra vez y buscar actividades alternativas que calmen su ansiedad, como armar un rompecabezas o sostener algún objeto pequeño que lo calme. Hay por ejemplo unas pelotitas de goma espuma semiblanda que se pueden estrujar con las manos y vienen en colores o con dibujos infantiles” precisó.

La especialista además se encargó de decir que “en el caso de las niñas adolescentes, si son coquetas y les gusta arreglarse, una alternativa es mantener sus uñas prolijitas pintándoselas con un esmalte transparente (para que puedan usarlas así en el colegio sin problemas), como para que noten que las uñas y las manos pueden verse muy bonitas cuando las cuidan, y no a manera de castigo”.

Mientras que en el caso de un niño, señaló que “pueden hablar de ayudas extras como por ejemplo colocar en sus uñas una solución amarga que se vende en farmacias (pedirle al farmacéutico algún producto especial para niños) o curitas en la punta de los dedos, a modo de recordatorio”.

Para finalizar, Libenson indicó que en el caso de que se haga daño “sangre, se muerda también la piel alrededor de las uñas lastimándose aún más o sume a este hábito otros tics nerviosos, es importante consultar con el pediatra posibles soluciones porque tal vez se trate de un niño que está pasando por una situación muy estresante, difícil de identificar”.

Video Destacado