Jamás toleres estas 5 cosas en el comportamiento de tu hijo o hija

Si tu retoño hace algunas de estas cosas, te recomendamos que lo corrijas de inmediato. 

Durante el crecimiento de nuestros hijos es común que hayan algunas etapas donde las pataletas y la desobediencia es su principal arma contra nosotras, pero es importante saber cuándo es momento de ponerle stop a ese tipo de comportamiento.

A continuación, te ayudamos a identificar cinco cosas que no deberías tolerar en tu hijo o hija si quieres criarlos adecuadamente:

1.- Interrumpirte cuando estás hablando

Puede que tu hijo está ansioso por decirte algo, pero dejar que interrumpa tus conversaciones solo le enseña a ser irrespetuoso y desconsiderado con los demás.

La próxima vez que tengas visitas, adviértele a tu hijo que no puede interrumpirte y dale una actividad para que se entretenga. Si no te hace caso, mándalo a un rincón o a una silla donde pueda esperar hasta que termines.

2.- Jugar bruscamente

Empujar a sus hermanos o pellizcar a un amigo es algo que nunca debes tolerar, ya que le estás diciendo que golpear a los demás está permitido.

Si lo sorprendes jugando demasiado brusco, rétalo y pregúntale cómo se sentiría si le hicieran eso a él. Además, es bueno que le enseñes cómo debe actuar cuando algo lo hace sentir enojado, así aprenderá a reaccionar ante esas situaciones.

3.- Ignorarte

No deberías repetirle más de una vez una orden a tu hijo, ya que esto solo le dice que está bien ignorarte y que es él quien manda.

En vez de gritarle lo que debe hacer desde otra habitación de la casa, acércate a él, míralo a los ojos y dale la orden que quieres que haga, como ordenar sus juguetes o ponerse el pijama. La idea es que te mire mientras le hablas y que responda con un “sí, mamá”  a lo que le has pedido.

4.- Tener una actitud desafiante

Si tu hijo pone los ojos en blanco cuando lo retas por algo o es irrespetuoso para hablarte a ti o a otros adultos, debes hacerle saber de inmediato que ese tipo de comportamiento no está permitido, sobre todo si no quieres tener un adolescente rebelde en unos años más.

Hazle saber cómo se ve o cómo suena cada vez que sea irrespetuoso. Una buena estrategia es no interactuar con él cuando se comporta así. Dile algo como “Mis oídos no te escucharán hasta que cambies tu tono y me hables bien”.

6.- Exagerar la verdad

Si crees que es inofensivo que tu hijo diga, por ejemplo, que ordenó su pieza cuando en realidad solo estiró su cama, estás muy equivocada.

Cuando tu hijo mienta, siéntate con él y explícale que tal comportamiento no es bueno y que si miente, con el tiempo la gente no creerá nada de lo que dice. Puedes contarle el cuento de Pedrito y el lobo, ya que esto le hará ver el problema desde fuera y dejará una enseñanza en él.

Video Destacado