El desconocido gesto de Felipe Camiroaga que acaba de salir a la luz pública

Tras eso comenzaron su amistad.

La mañana de este viernes en el matinal “Bienvenidos” de Canal 13 estaban recordando las polémicas que ha marcado en su historia el Copihue de Oro, cuando salió a la palestra el nombre de Felipe Camiroaga, quien fue pifiado en el Teatro Caupolicán tras la salida de Katherine Salosny del “Buenos Días a Todos” y el arribo de Carolina de Moras.

En eso estaban cuando Martín Cárcamo reveló que él estuvo con Camiroaga un día antes de su muerte grabando para la película de Stefan Kramer, y que ese encuentro fue muy especial pues ellos llevaban varios meses distanciados, sin hablarse. Y ese día la grabación se atrasó y pudieron conversar distendidamente, y limar todas sus asperezas, por al menos una hora y media.

Pero sin duda lo que más llamó la atención, fue la desconocida historia de cómo comenzó la amistad entre Felipe y Martín, la que ilógicamente partió con una pelea.Tenía algo muy especial. Él tenía algo, les voy a contar algo. Era tal el nivel de nobleza. Yo entre a Pasiones, venia de CHV y me contratan de notero de Pasiones. Yo sin saber que Felipe iba a animar el Buenos Días y yo Pasiones. Como notero llevo dos semanas en el programa y llego atrasado a pauta, atrasado como media hora y Felipe ese día andaba mal genio. .. Y Felipe dice “Martín comí venís llegando a esta hora, tu creís que estamos para el leseo tuyo” … y yo andaba en un mal día y me sentí expuesto y me quede como con un poco de rabia”, señaló el animador.

Para más adelante detallar, Y termina la reunión de pauta, 12 años de atrás más inmaduro… le digo a Felipe de parte de todos “yo no acepto que nadie me hable así, ni a mi papá, así que ultima vez q me hablas así”…. Le estaba hablando al número uno de la televisión chilena, yo recién llegando. Me fui con dolor de guata a hacer el móvil. Pensé q me iban a echar…. Parte el móvil… y Felipe dice “espera Martín” yo digo “¿qué pasa Felipe?”. Me dice “te quiero pedir perdón por lo que pasó hoy día, me equivoqué”, al aire. Yo le digo “está bien hombre, yo también te pido perdón porque también reaccioné mal”. Tenía tal inteligencia emocional ese hombre que dijo dos palabras en el minuto preciso, con la delicadeza precisa. Ahí me di cuenta de la calidad de persona que era y ahí comenzó la amistad”.

Video Destacado