El escrito de Javiera Díaz de Valdés sobre la maternidad que sacó aplausos

La maternidad es capaz de cambiar a cualquier mujer y eso lo sabe muy bien la actriz Javiera Díaz de Valdés, quien se convirtió en madre hace nueve años de Rosa, junto a quien era en ese entonces su marido, Pablo Mackenna.

Ya han pasado varios años y la actriz rememoró una bella imagen donde habla de lo que ha sido la maternidad y la llegada de Rosa. “Me gustaría que mantenga todo con lo que nació. Su espíritu sea lo menos contaminado posible. Que siga teniendo ese amor infinito, esa alegría, ese goce de aprender. Que no sienta culpas impuestas, que siga siendo lo honesta y espontánea. Porque así como llegó a este mundo es lo máximo y eso hay que cuidarlo y conservarlo. Que vaya evolucionando con su esencia. Y que se contamine lo menos posible!…”, comienza el relato.

A renglón seguido, precisa que “no quiero imponerle ideas, dogmas, estructuras que no tienen que ver con ella. Que la confundan. Que entorpezca su camino. Que la frustre por no vibrar con ellos. Que la inseguricen y la hagan sentir que toma decisiones equivocadas o que lo que siente no es lo correcto. No quiero llenarla de miedos. Miedo a no ser alguien, miedo al fracaso, miedo a no estar haciendo lo correcto”.

Para finalizar, menciona que “no tengo, ni necesito inventar a una rosa, no quiero que sea otra cosa que lo q es. Como llegó a este mundo es lo mejor. Es admirable sin todavía haber logrado nada profesionalmente. Porque es ella. Pura belleza”.

 

#recuerdosdefacebook lo que piensa a y sigo pensando de mi hija Rosa: Me gustaría que mantenga todo con lo que nació. Su espíritu sea lo menos contaminado posible. Que siga teniendo ese amor infinito, esa alegría, ese goce de aprender. Que no sienta culpas impuestas, que siga siendo lo honesta y espontánea. Porque así como llegó a este mundo es lo máximo y eso hay que cuidarlo y conservarlo. Que vaya evolucionando con su esencia. Y que se contamine lo menos posible. No quiero imponerle ideas, dogmas, estructuras que no tienen que ver con ella. Que la confundan. Que entorpezca su camino. Que la frustre por no vibrar con ellos. Que la inseguricen y la hagan sentir que toma decisiones equivocadas o que lo que siente no es lo correcto. No quiero llenarla de miedos. Miedo a no ser alguien, miedo al fracaso, miedo a no estar haciendo lo correcto. No tengo, ni necesito inventar a una rosa, no quiero que sea otra cosa que lo q es. Como llegó a este mundo es lo mejor. Es admirable sin todavía haber logrado nada profesionalmente. Porque es ella. Pura belleza.

Una publicación compartida por Javiera Díaz De Valdés (@javdiazdevaldes) el

Video Destacado