Tips para amamantar a tu bebé y no morir en el intento

Tips para amamantar a tu bebé y no morir en el intento

La leche materna ha demostrado ser un gran aporte por sobre el clásico “relleno”.

Siempre se alude a lactancia materna como algo positivo por el apego que genera entre la madre y el hijo desde los primeros años de vida del infante. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que hasta los seis meses, el proceso de dar leche materna debe ser cada vez que el niño lo requiera, evitando el uso de mamaderas y chupetes. Pero ¿Qué factores son lo que hacen de esta práctica algo tan beneficioso?

El Dr. Claudio Cisterna, pediatra y presidente de la filial Valparaíso de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe), sostiene que la leche materna es el mejor alimento para el bebé, pues su fórmula, rica en nutrientes y vitaminas, ayuda al desarrollo adecuado de los recién nacidos hasta los seis meses de vida. “En ese período los menores pueden alimentarse exclusivamente de leche materna, mejorando su digestión y aumentando el apego con la madre”, afirma.

Y es que la leche materna ha demostrado ser un gran aporte por sobre el clásico “relleno”. Entre sus mayores beneficios está la entrega de nutrientes como los hidratos de carbono, proteínas y lípidos, incluyendo una correcta combinación de electrolitos como el sodio, cloro, potasio y calcio además de anticuerpos o inmunoglobulinas que permiten que el neonato pueda presentar defensas contra patógenos respiratorios y defensivos.

La composición de este alimento es fundamental para el desarrollo y crecimiento de los niños. Y es que además ésta se adapta a los requerimientos de las distintas etapas de los menores. Así, la leche que se produce en los primeros días, llamado calostro, es diferente a la que se obtiene en el primer mes; a su vez, ésta no es igual a la que se va dando con el paso del tiempo.

Desde el punto de vista inmunológico, el especialista asegura que el bebé que recibe leche materna tiene pocas posibilidades de enfermar, ya que ésta contiene elementos activos para defenderlo como inmunoglobulinas, lactoferrina e incluso glóbulos blancos. Esto complementa la pausada producción de defensas por parte del bebé durante sus primeros meses de vida.

Además de las ventajas nutricionales e inmunológicas, la alimentación al pecho promueve el establecimiento de un vínculo seguro, reduce la incidencia de muerte súbita y favorece el desarrollo cognitivo y motor.

Beneficios para la madre

No sólo las guaguas salen ganando con este periodo de lactancia; las mujeres también se ven favorecidas por esta práctica.

La glándula mamaria toma los elementos necesarios para producir la leche de las reservas que hizo la madre durante el embarazo, por lo que usa la proteína de sus músculos (se siente más cansada), el calcio de sus huesos (por lo que debe cuidar su dentadura), y la grasa de los depósitos de la mujer en el organismo. “Esto último permite que ellas recuperen su figura más rápidamente. Asimismo, la lactancia es un factor protector ante el cáncer mamario y ovárico”, explica el presidente de la filial Valparaíso de la Sochipe.

También se reduce la pérdida de sangre postparto al favorecer una más rápida involución del útero, permite espaciar los embarazos gracias a la amenorrea postparto y reduce la frecuencia de depresión postparto. A largo plazo, reduce la incidencia de artritis reumatoide, hipertensión arterial, hiperlipemia, diabetes y enfermedad cardiovascular.

De esta manera, el especialista explica la manera correcta de dar pecho mediante una serie de recomendaciones:

–  Poner al recién nacido al pecho dentro de la primera media hora de vida.

– Acomodar al niño si es que hay dolor al amamantar. La lactancia no debe producirlo y si éste es persistente, debe consultar, ya que pueden existir problemas del pezón, mastitis o disfunciones oro-motrices del menor.

– Ofrecer sólo leche materna hasta el establecimiento de una adecuada lactancia materna.

– No ofrecer chupetes de entretención hasta después de la 3ª-4ª semana de vida y siempre con la postura de espaldas al dormir.

– Ofrecer pecho a libre demanda en los primeros meses de vida.

– Alimentar al niño en un ambiente confortable y grato.

“La importancia de la lactancia materna para el desarrollo de los niños es indudable, por ello es esencial educar a las futuras madres respecto a esta técnica, aclarando las dudas e inquietudes que se puedan presentar”, puntualiza el especialista.

Video Destacado

RECOMENDADO PARA TI

Estas son las cosas que los niños de 5 años deberían aprender

Estas son las cosas que los niños de 5 años deberían aprender

8 dibujos que resumen la vida diaria de una madre y su bebé

8 dibujos que resumen la vida diaria de una madre y su bebé

El entrenamiento para bajar de peso junto a tu bebé