La carta de una madre a una hija que removerá tu corazón

El hermoso desafío de convertirse en madre…

Te invitamos a leer en profundidad esta carta escrita por la bloguera Pao La New, que sin duda te emocionará y hará agradecer a la vida una vez más la posibilidad de haberte convertido en madre y vivir día a día este hermoso, desafiante, alocado e inigualable tesoro que trae consigo la maternidad.

Hace unos años, cuando mis hijas aún eran bebés, estaba bañando a una de ellas. De pronto, le cayó agua en la cara al enjuagarle el pelo y se asustó mucho. Se agarró fuerte de la tina y volteó a verme con los ojos muy abiertos y a punto de llorar. Yo le dije: “Mi amor: no pasa nada, mamá está contigo”.

En ese momento, ella se calmó, pero yo me quedé con la frase en la cabeza. Tras un momento tan cotidiano, me impresionó la profundidad que hay en esa frase tan sencilla: “No pasa nada, mamá está contigo”.

Esa simple afirmación representa una promesa a mis hijas y un compromiso como ningún otro para mi. Es saber que soy responsable de estas pequeñitas. Como su mamá, quiero ser fuente de tranquilidad, de consuelo, de protección…“no pasa nada, mamá está contigo”.

En muchas ocasiones he dicho que yo espero algún día representar para mis hijas la mitad de todo lo que para mi representa mi mamá. Esa seguridad que da el saber que ella está ahí, es invaluable. La sola idea de que está a mi lado o que en alguna duda ella sabrá qué hacer, me da tranquilidad.

Esto es lo que prometo a mis hijas al decirles eso: “No pasa nada, mamá está contigo. Puedes estar tranquila de que estarás bien”.

Esa promesa siempre cumplida por mi mamá, es lo que yo he vivido siempre. Eso mismo es lo que quiero transmitir a mis hijas. Que desde ahora, sepan que siempre cuentan con su mamá. Quiero que sepan que cuando me necesiten, podrán voltear la mirada y saber que estaré un pasito atrás de ellas. Y más allá de esa promesa a ellas, quiero aprender a tener siempre los abrazos, las miradas, las palabras o los silencios que necesiten de mi.

A ellas, mis bebés que hoy ya son niñas grandes, les prometo estar a su lado cuando estén tristes o asustadas. Estaré ahí cuando tengan un mal sueño o estén enfermas. Seré la primera junto a ellas en cada nuevo logro o cuando prueben algo nuevo. Y espero estar siempre que estén felices y disfrutando de sí mismas.

Video Destacado