La diabetes gestacional va en aumento, conoce qué es y cómo se trata

Va en aumento entre las embarazadas

La diabetes gestacional no es nada grave, se puede prevenir y suele desaparecer una vez nace el bebé, pero no es algo a lo que no se deba prestar atención. ¡Todo lo contrario! Porque que suban los niveles de azúcar en tu sangre se traduce en una sobre alimentación para el bebé y al subir este de peso puede provocar problemas tanto a madres como hijos.

¿Por qué sucede? Porque cuando estás esperando un hijo se liberan muchas hormonas y estás pueden bloquear la regular acción de la insulina. Si ya la tienes debes saber que es algo común y le sucede a un porcentaje menor al 10% de las embarazadas en total. Asimimo, si crees puedes padecerla, te informamos que durante las semanas 24 y 29 se hace una prueba de tolerancia a la glucosa que la detecta.

Si bien, no hay síntomas que puedan indicar que tienes diabetes gestacional hay otra formas de saber : “Los factores de riesgo asociados a esta son tener historial de familiares directos (padres, hermanos), haber tenido un embarazo previo con diabetes gestacional, antecedentes de muerte fetal sin causa aparente, de recién nacido grande o macrosómico, de feto actual creciendo sobre percentil 90, exceso de líquido amniótico (previo o actual) y, por último, obesidad”.

En cuanto al tratamiento, según la enfermera matrona y coordinadora de enfermería de Universidad del Pacífico en Chile, Violeta Villarroel Matilla: “este se debe orientar al control metabólico materno, siendo el principal tratamiento la dieta, con un restringido consumo de hidratos de carbono (pastas, pan) y azúcares. Si este tratamiento no es suficiente se agrega la Insulinoterapia, que consiste en la inyección subcutánea de insulina. Más del 90% de las pacientes diabéticas gestacionales se controlan adecuadamente solo con el régimen. Otro punto a observar son los exámenes obstétricos y la evaluación de la condición fetal, manteniendo un control normal hasta las 28 semanas, luego cada 2 semanas hasta las 34 semanas y, más adelante, semanalmente hasta el término del embarazo; poniendo hincapié en el valor de la presión arterial, altura uterina y estimación del peso fetal”.

Video Destacado