Médicos le aseguraron que estaba embarazada… ¡Pero tenía una terrible enfermedad!

Verdaderamente lamentable.

Caly Bevier sabía que su condición de salud no estaba de lo mejor, los dolores en su cuerpo y los vómitos cada vez eran más recurrentes, por lo mismo tomó la decisión de ir al médico. El resultado la sorprendió: le dijeron que estaba embarazada. Al principio tuvo dudas, pero como sus malestares no paraban – es más – cada vez iban más en aumento, se convenció de que lo que tenía no era un bebé en camino, sino que algo mucho peor.

Y estaba en lo cierto. Para su mala fortuna, y tras recorrer varios especialistas, llegó al peor de los diagnósticos, lo que Caly tenía era un tumor de – nada más ni nada menos – que de 2 kilos de peso en uno de sus ovarios, y ya estaba en tercera etapa.

“Siempre me decía a mí misma que tenía que ser positiva, que todo iba a mejorar”, señaló la joven a Daily Mail. Le extirparon su ovario izquierdo y parte de las trompas de falopio, un agresivo tratamiento pero que finalmente dio resultado. “Cuando pasas por algo tan grave te das cuenta en la importancia de los pequeños detalles. Esto sin duda que me cambió”, sinceró Caly tras vencer la batalla contra el cáncer.

Video Destacado