Esto es lo que debe tener una dieta balanceada para celiacos

Atento con esta dieta que te ayudará a saber qué es lo que debes comer si es que eres celiaco. 

Primero lo primero, la celiaquía es una enfermedad crónica del aparato digestivo de origen inmunológico, que se caracteriza por una intolerancia permanente a una proteína llamada gluten, que se encuentra presente en los cereales (trigo, avena, cebada o centeno). Cuando el paciente ingiere alimentos que contienen gluten, se lesiona el revestimiento del intestino delgado, lo que reduce su capacidad para absorber nutrientes.

Las consecuencias de evitar un tratamiento para los celiacos es desde mala nutrición hasta intensos dolores en diferentes partes del cuerpo. Por lo mismo, es necesario saber qué debe contener una dieta balanceada para celiacos o puesta de otra forma… lo que deben o lo que no deben comer los celiacos.

Lo que siempre está prohibido ¡NUNCA LO COMAS! 

Pan y harinas de trigo, cebada, centeno y avena.

Bollos, galletas, bizcochos, magdalenas, pastelería en general.

Pastas italianas (macarrones, tallarines, pizza…).

Pastas de sopa.

Sémola de trigo.

Productos manufacturados en cuya composición se incluya cualquiera de las harinas citadas y, en general, cualquier tipo de comida, preparado o manufacturado, si el fabricante o comerciante no especifica que “no contiene gluten”.

Leches malteadas y alimentos malteados.

Chocolate (excepto si existe declaración expresa del comerciante).

Bebidas o infusiones preparadas con cereales: malta, cerveza, agua de cebada…

Lo que podría contener gluten ¡DEBES REVISAR!

Mortadela, jamón de york, salchichas, pasteles de jamón o carne…

Queso fundido, queso en láminas. También otros quesos sin marcas de garantía.

Conservas (latas de mejillones, berberechos, fabada en lata, etcétera).

Patés.

Dulces y caramelos.

Turrón, mazapán.

Café y té instantáneos.

Lo que se puede comer 

Leche y derivados lácteos (queso, mantequilla, requesón, nata…).

Carne, pescado y mariscos frescos.

Huevos.

Frutas.

Verduras, hortalizas y legumbres.

Soja.

Arroz, maíz y tapioca (harina y almidón).

Azúcar.

Miel.

Aceite.

Margarina.

Sal, pimienta, vinagre.

Levaduras sin gluten.

Colorantes.

Café y té natural (no instantáneos).

Manzanilla.

Poleo.

Yerbaluisa, también conocida como Hierba Luisa o cedrón.

Bebidas carbónicas (con gas).

Video Destacado