El arduo entrenamiento de Loreto Aravena para mantenerse en forma

Loreto Aravena revela el problema que enfrentó durante su embarazo

La protagonista de “Preciosas” di a conocer que no todo fue color de rosa durante la gestación de su bebé.

Si bien fue en julio del 2015 que la actriz Loreto Aravena se convirtió en madre por primera vez de la pequeña Emma, lo cierto es que, como cualquier mamá, tuvo los usuales problemas que debe enfrentar con la maternidad.

En conversación con Nueva Mujer, la protagonista de “Preciosas”, reveló que su cuerpo cambió mucho luego del embarazo, quedó muy flaca. “Di de amamantar, y la guagua se lleva todas tus vitaminas y proteínas. En el embarazo me cuidé mucho, comía todas mis comidas sagradamente, me tomé todas las vitaminas que tenía que tomar, fui muy responsable. Sabía que mi cuerpo se podía resentir. Las descalcificaciones son terribles, trabajo con mi cuerpo y no me podía dar el lujo de quedar mal. Me importaba más eso que el peso. Subí un kilo por mes hasta el séptimo mes que dejé de subir, pero mi guagua no”, indicó.

Además, reveló que fue diagnosticada con diabetes gestacional en medio de su embarazo, precisando que “no tiene nada que ver con ser flaca o gorda. El médico me explicó que se da porque el páncreas funciona mejor para una persona que para dos. Tu páncreas no está funcionando correctamente, entonces le pasa más azúcar a la guagua, y hay mucha gente que no sabe, pero la fructosa, presente en la fruta, y el carbohidrato, se convierten en azúcar”.

Añade que “desde el séptimo mes, tuve que sacar el azúcar de mi dieta. Ese tema se descubrió hace poco. Ahora a los 6 meses te hacen el examen, porque antiguamente las guaguas salían muy grandes y nadie sabía la razón. Yo quería parto natural, así es que no quería que fuera tan grande”.

Si bien luego de dar a luz no quedó con kilos de más, lo cierto es que tampoco le agradaba su cuerpo muy delgado. “A los 10 días estaba con 12 kilos menos. Pesaba 57 kilos cuando me embaracé, llegué a los 64, y a los 10 días pesaba 52. Todos me decían “en qué minuto pariste”. No quería estar tan flaca, no encuentro que me vea bien. Lo bueno es que recuperé pronto mi peso”, finalizó.