Cerclaje cervical: El procedimiento quirúrgico por el que pasan algunas embarazadas

¿Lo conoces?

No cabe duda que la etapa de gestación es una de las más bellas pero también la más complicada. Y es que el cuerpo comienza un proceso de transformación, tanto exterior como interior, que requiere de mucho trabajo.

No obstante, existen casos en que el embarazo puede sufrir distintos problemas, como un aborto espontaneo a raíz de que el cuello del útero no puede sostener el peso que conlleva estar embarazada.

Pero hay un procedimiento, llamado cerclaje cervical, que puede solucionar el problema. Según señaló la doctora Laura Blasco Gastón a Serpadres.es, “es una intervención quirúrgica que está indicada en los casos de incompetencia cervical, es decir, cuando el cuello no tiene la fuerza suficiente para aguantar el peso de la gestación”.

Añadiendo que “el desprendimiento de placenta no tiene nada que ver con todo esto, por lo tanto, el cerclaje no aporta nada”.

La especialista precisa que “aunque las personas que han tenido un desprendimiento de placenta tienen más riesgo de volver a tenerlo en sucesivos embarazos, esta asociación no es tan importante como cuando se trata de gestaciones de primer y segundo trimestre”.

No cabe duda que la etapa de gestación es una de las más bellas pero también la más complicada. Y es que el cuerpo comienza un proceso de transformación, tanto exterior como interior, que requiere de mucho trabajo.

No obstante, existen casos en que el embarazo puede sufrir distintos problemas, como un aborto espontaneo a raíz de que el cuello del útero no puede sostener el peso que conlleva estar embarazada.

Pero hay un procedimiento, llamado cerclaje cervical, que puede solucionar el problema. Según señaló la doctora Laura Blasco Gastón a Serpadres.es, “es una intervención quirúrgica que está indicada en los casos de incompetencia cervical, es decir, cuando el cuello no tiene la fuerza suficiente para aguantar el peso de la gestación”.

Añadiendo que “el desprendimiento de placenta no tiene nada que ver con todo esto, por lo tanto, el cerclaje no aporta nada”.

La especialista precisa que “aunque las personas que han tenido un desprendimiento de placenta tienen más riesgo de volver a tenerlo en sucesivos embarazos, esta asociación no es tan importante como cuando se trata de gestaciones de primer y segundo trimestre”.