Experta derriba mito en torno a las manchas de nacimiento de los bebés

¡Sal de dudas!

Uno de los acontecimientos más grandes en la vida de una mujer es sin duda el nacimiento de un hijo. Sin embargo, en el momento del parto las preocupaciones están a la orden del día y siempre vamos a querer lo mejor para el bebé, por eso cuando encontramos algo extraño en el niño, de inmediato nos preocupamos.

Es lo que suele suceder cuando la madre se percata de algunas manchas que presenta el menor. Ante esto, la pediatra Marisa Jaitt sostuvo a Planetamama.com que “la mayoría de los recién nacidos tienen alguna marca o mancha temporal que desaparece a medida que se adaptan a la vida fuera del útero. En el caso de las manchas de nacimiento, pueden aparecer al nacer o después y se dividen en dos tipos principales: vasculares (generalmente de color rojo, rosado o púrpura), y pigmentadas (de color café con leche, grisáceo, etc.)”.

La especialista añade que “estas manchas de nacimiento, que por lo general son inofensivas, no se pueden prevenir ni se producen por algo que se haya hecho o no en el embarazo. Aunque comúnmente se las llame “antojos”, es un mito que estas manchas en el bebé sean resultado de los antojos no satisfechos de la futura mamá o de cosas que haya comido, y su origen suele desconocerse”.

Aún así, la experta precisa que ante cualquier duda es mejor consultarlo con el pediatra.