Madre no hizo caso a las opiniones de cinco médicos y gracias a eso su hijo sigue con vida

¡Hay que tener mucho cuidado!

Es común que cuando hay una enfermedad o pensamos que algo no está bien en nuestro organismo o de nuestros hijos, acudimos enseguida a un médico para saber su opinión. Sin embargo, no siempre están en lo correcto.

Es lo que le ocurrió a la madre Nicola Carpenter con su pequeño hijo Alec, de tan solo un añito de vida. El drama comenzó cuando se dio cuenta de que el menor tenía una protuberancia en su pierna, por lo que no dudó en llevarlo al médico, consignó el medio Mirror.

Una vez en el lugar el doctor le dijo que “no era nada de qué preocuparse”. Pero esta madre no quedó contenta con el análisis y visitó a cuatro médicos más para salir de dudas, recibiendo en las cuatro ocasiones que su bebé no tenía nada.

Pero Nicola no se dio vencida y una vez más acudió a otro especialista, un oncólogo que revisó al menor, confirmando que padecía neuroblastoma. Afortunadamente el niño reaccionó bien a las quimioterapias y el tumor pudo ser extirpado.

¡Luchadora!