El “espasmo de sollozo” que puede afectar a tu hijo… ¿Lo conoces?

¡Es más común de lo que piensas!

Las rabietas son parte de la vida de los niños, de eso no hay dudas. Sin embargo, un simple berrinche puede desencadenar un episodio más complejo, conocido como “espasmo de sollozo”.

Pero… ¿De qué se trata?… Según señaló el pediatra Dr. Guillermo Goldfarb a Planetamama.ar, “los espasmos de sollozo –que generalmente duran entre dos y veinte segundos- pueden darse después de una situación que al bebé le produce frustración, enojo y llanto, a continuación de la cual el niño exhala, deja de respirar, se pone azul –cianótico-, pierde el conocimiento y se pone rígido o hipotónico –flácido-. Los espasmos suelen aparecer con más frecuencia cuando los chicos están cansados, por la tarde o cerca de la hora de ir a dormir. Cuando la apnea dura más de diez segundos, el niño convulsiona y a continuación vuelve a ponerse flácido”.

El experto agrega que “es importante que los adultos que estén junto al niño cuando se da una crisis de este tipo puedan mantenerse tranquilos, sacarle los objetos de la boca y de las manos para que no se lastime, no intenten reanimarlo, lo ubiquen de costado y se aseguren de que no haya muebles u otros objetos con los que pueda golpearse. Conviene que se alejen un poco y lo observen, para tener información cuando visiten al pediatra”.