¡Con la madre no se juega! Feo actuar de participante de “Nadie está libre” hace arder la web

“Mal hijo” fue lo más suave que le dijeron.

La noche de este miércoles Canal 13 trajo a la pantalla un nuevo capítulo de “Nadie está libre”, el docu-reality que busca mejorar la conducta de jóvenes rebeldes. Fue ahí donde llegó Maxi, un joven de 23 años de edad adicto al carrete, las drogas y que vive gracias a trabajos esporádicos y la ayuda económica de su mamá a quien no veía hace un año y medio.

En un principio las redes sociales se burlaron del joven por su apariencia musculosa y un particular tatuaje en su torso con la leyenda “Ja Ja Ja”, el que se hizo – según contó el joven – “porque me gusta reírme”. Tras pasar un día entero en la cárcel, escuchar y ver crudas experiencias de los reos, quienes que le aconsejaban que no tratara mal a su madre, que se acercara a ella, que dejara de ignorarla, entre otras cosas, muchos tenían la esperanza que al encontrarse con la mujer que lo trajo al mundo, Maxi fuese cariñoso con ella, pero nada de esto pasó.

El reencuentro – no se veían hace un año y medio – fue frío, distante, a tal punto que la madre tuvo que pedirle a su hijo que la abrazara. Situación que provocó la indignación de los seguidores de “Nadie está libre” en las redes sociales, y una lluvia de críticas al musculoso joven, que a pesar de su actuar accedió a participar de la terapia familiar que le ofreció el programa.

Video Destacado

RECOMENDADO PARA TI

“Armando” enfrenta inesperada noticia en “Perdona Nuestros Pecados”

El gran anhelo de María Jimena Pereyra y su polola

René O’Ryan recuerda el día en que le informaron que padece de cáncer