¿Tienes manchas que envejecen tu rostro y manos? Elimínalas con esta técnica

El paso de los años tienen un impacto en la piel y especialmente en el rostro donde se evidencian manchas, arrugas y flacidez.

A partir de los 35 años normalmente comienzan a revelarse manchas producidas por acumulación de la exposición solar del rostro.

“Los lentigos (pequeños puntos pigmentados en la piel) solares no surgen de un día para otro, sino que son por años de daño por radiación solar. Generalmente surgen en la cara y dorso de las manos”, explica la doctora Noelia Garello, de Clínica Avaria.

En igual caso los melasmas, aunque son producidos por predisposición genética ya que son más frecuentes en pieles morenas y factores hormonales pues surgen por embarazo o consumo de anticonceptivos, se activan por exposición desprotegida al sol. Generalmente se presentan en frente y mejillas.

“La luz solar estimula a las células melanocitos de la piel a producir melanina. Una sobre exposición solar o exposición desprotegida sobre estimula la producción de este pigmento café, generando la mancha. También las manchas oscuras pueden surgir por aumento del número de melanocitos en esa zona específica”, explica la especialista, quien advierte que las manchas aparecen en personas cada vez más jóvenes y son un motivo que queja ya que ensucian el rostro.

Aplicación de láser

Uno de los tratamientos que ha dado buenos resultados para atenuar y eliminar manchas es el láser Q-Switched, que permite la remoción de aquellas superficiales y muy profundas en la piel.

Este tratamiento se puede aplicar en rostro y manos.

El láser actúa por medio de haz de luz y energía fotoacústica. De esta manera, mediante calor y ondas acústicas destruye los pigmentos café de melanina para que sean fagocitados o digeridos por células macrófagos y eliminados de manera natural por el organismo.

En manchas profundas como melasmas, que se caracterizan por su forma irregular, el láser se aplica en todo el rostro, emparejando el tono de piel y atenuando notoriamente la zona oscura.

Habitualmente se requieren alrededor de cinco sesiones, pero puede ser más, realizadas cada 15 a 21 días. Su efecto secundario, es un leve enrojecimiento.

En el caso de manchas superficiales como lentigos solares, caracterizados por su forma redonda, se aplica únicamente donde está la mancha. El láser permite eliminar el lentigo solar en 1 a 3 sesiones. Al ser destruido el pigmento, se forma una costra que se cae aproximadamente a los 7 días en el caso del rostro y a los 21 días en el caso de las manos.

Se recomienda realizar el tratamiento láser entre marzo y noviembre.

Recomendaciones

La especialista de Clínica Avaria dice que para evitar el surgimiento de manchas es fundamental la prevención.

– Aplicar protector solar en rostro, escote y manos. Normalmente las manos son descuidadas, y con el avance de la edad acumulan lentigos solares.

– Aplicar protector solar en todas las estaciones. Se recomienda factor 30 en invierno y renovar la aplicación dos veces al día, y factor 50 en verano y renovar la aplicación 3 veces al día.

– Revisar con el médico el consumo de fármacos, pues algunos pueden ocasionar fotosensibilidad, como los antiinflamatorios.

– Cremas y perfumes pueden producir manchas si contienen cumarina, compuesto químico que genera fototoxicidad.

– En verano, evitar exponerse al sol entre las 11 y 16 horas.

– Antes de exponerse al sol, hay que limpiar la piel para eliminar restos de cosméticos o perfumes que puedan ser fotosensibles.

 

 

Video Destacado