Los riesgos que podrías correr al comprar tratamientos de belleza por internet ¡Cuidado!

Hay que tener mucho ojo.

Llega el buen tiempo y con ello la clara invitación de dejar lo más “grueso” en el clóset y usar ropa más liviana… Para algunos son días de más energía, de renovar los colores, de hacer cosas distintas y, también, de hacerse una revisión a fondo frente al espejo. Y en ese punto es donde se puede presentar un problema, pues muchas no están en forma.

Puede haber unos kilos de más, flacidez no agradable, incómoda grasa acumulada o “curvas” que no terminan de convencer. Uno de los peligros que se presentan en esos instantes es recurrir a tratamientos y/o terapias que no son los más adecuados ni seguros para una correcta recuperación de la figura: Como, por ejemplo, muchas de las ofertas que existen por internet.

Lo cierto es que los tratamientos para reducir, bajar, cambiar o mejorar el cuerpo, ofrecidos por esa plataforma son muy variados, masivos, bien atractivos en términos económicos, se multiplican cada día y mucha gente compra.

En ese escenario, hay varias interrogantes que surgen: ¿Qué peligros o riesgos pueden presentar esos tratamientos?, ¿a qué se expone la gente que compra?, ¿en qué debería fijarse alguien que va a comprar un tratamiento por internet, a veces con un descuento exagerado?

Lo que se persigue es que los usuarios de este tipo de tratamientos en oferta, aprendan a distinguir, a reconocer, a saber qué preguntar y qué exigir.

 Recomendaciones para quienes quieren comprar tratamientos por Internet:

1.-La persona debe conocer cuál es su problema. Debe identificarlo y saber para qué quiere hacerse un tratamiento.

2.- Si lo buscado es bajar de peso, hay que saber que sí o sí debe cambiar sus hábitos alimenticios y hacer algo de ejercicio. No existe otra alternativa. Si no hace ese cambio, el tratamiento puede resultar satisfactorio por un tiempo (breve), pero inevitablemente volverá a subir de peso.

3.- De acuerdo a su necesidad buscar la alternativa más correcta y apropiada, para ello hay que investigar. Lo que nunca hay que hacer es comprar algo porque es barato, pues probablemente no sirva, la deje igual o incluso deforme.

4.- Una vez identificado el problema, la zona donde está y el tratamiento que sirve, averiguar donde lo realizan, quienes son, que prestigio tienen y qué seguridad ofrecen. Deben ser profesionales.

5.- En la evaluación el paciente debe plantear las dudas que tenga, las que deben ser resueltas por los profesionales a cargo.

Riesgos que podría correr quien compra tratamientos por internet

1.- Un posible engaño: Es bueno plantearse la pregunta: ¿Qué seguridad ofrece un tratamiento que cuesta 360 mil pesos, y que se ofrece –por ejemplo- en $65 mil? Es de sentido común preguntarse: Qué calidad de equipos se usa, qué calidad de insumos me van a aplicar, qué calidad de operadores tienen y qué resultados se obtienen si lo ofrecen con ese TREMENDO descuento.

2.- Una evaluación mal hecha o inexistente. Lo de rigor es que se le mida y se pese, pero al paciente deben preguntarle por enfermedades, alergias, medicamentos que usa, en fin.

3.- Si el equipo (la máquina) no es manejado por profesionales de la salud debidamente capacitados, pueden producirse quemaduras, hematomas, eventos alérgicos y tal vez queden asimetrías corporales irreversibles, en fin.

4.- Que la persona que le realice el tratamiento no sea un profesional certificado.  Idealmente debe ser un kinesiólogo, ya que conoce la anatomía y las consecuencias de los tratamientos.

5.- Frustración emocional: Ningún tratamiento es mágico, por ello es que hay que tener cuidado con las promesas que se hacen junto a la oferta. Si la persona no cambia sus hábitos alimenticios y de ejercicios, todo tendrá rápido efecto rebote. Nada es magia.

6.- Los pack de sesiones: Como todos los pacientes son distintos, en la medicina estética no hay homogeneidad en los casos. Muchas veces, las diez sesiones son muchas, otras –tal vez- no sean suficientes. A veces la gente abandona el tratamiento a la mitad al no ver los resultados esperados, y ya pagó todo.

7.- Perder tiempo y dinero, por todo lo antes mencionado.

Ahora bien, según la experiencia de Claudia Chirino, Kinesióloga y directora de Kinesiología Estética, los tratamientos más pedidos en esta época del año son: Para rebajar el volumen del abdomen; Para eliminar la Celulitis y Estrías; Levantamiento de glúteos; y Rejuvenecimiento facial, previo diagnóstico a través de la tecnología llamada “Espejo Mágico”, que entrega un completo informe acerca de la piel de todo el rostro del paciente.

Claudia Chirino, kinesióloga y Directora de KinesiologíaEstética.cl

Video Destacado

RECOMENDADO PARA TI

Estas son las cosas que los niños de 5 años deberían aprender

Estas son las cosas que los niños de 5 años deberían aprender

6 tips para que tu hijo deje el chupete… ¡Anótalos!

El particular tratamiento de belleza al que se sometió Carla Ochoa

El particular tratamiento de belleza al que se sometió Carla Ochoa